QUIÉNES SOMOS

 La Plataforma La CuBa (Lavapiés, cuidando del barrio) no es nada y somos todos. Está compuesta por vecinos y vecinas que quieren apoyarse en este tiempo de emergencia y por colectivos que tienen claro que el barrio debe auto protegerse. La CuBa gestionó el reparto de alimentos que surgió del Club Elemental de Fútbol Los Dragones de Lavapiés en el Teatro del Barrio. Lo hizo para garantizar los cuidados de todos aquellos que se encuentran en una situación de vulnerabilidad.

 

La iniciativa y la colaboración ciudadana ha sido tan intensa que, a su vez, La CuBa está en coordinación con otras redes, asociaciones y colectivos que ya existían o que han surgido a raíz de esta situación de emergencia sanitaria. Hasta el pasado mes de junio el proyecto estaba integrado por Los Dragones, que fueron los que sembraron esta semilla solidaria, El Teatro del Barrio, que además de ceder su espacio para el reparto nos ofreció su experiencia haciendo comunidad y construyendo otras formas de convivir centradas en los ciudadanos, o Cuidados Madrid Centro, que nos ayudaba coordinando la recepción de voluntarios, en las compras, en lo laboral, en asuntos de vivienda o en cualquier otra necesidad de los vecinos. También se unió a La CuBa la asociación Un Micro para el Sahara, que, además de gestionar todas las donaciones económicas, se encargó de la parte de comunicación y diseño.

 

Trabajamos además con el Banco de Alimentos del Barrio, que nos destinaba parte de los productos que luego repartíamos, con numerosos comercios como La Farmacia de Lavapiés y con Plaza Solidaria, que aportaba casi una década de trabajo con las personas en situación de calle. 

 

Todos los colectivos nos auto gestionamos, por lo que estamos en constante cambio; y nos unimos porque creímos firmemente que juntos éramos más fuertes. Y así fue. Ahora, la CuBa tiene la suficiente entidad como para despojarse de todos esos mimbres asociativos y buscar el camino que las propias vecinas quieran recorrer.

 

Cómo funcionamos

Cuando una persona nos llamaba para solicitar apoyo alimenticio y de productos de higiene entraba a formar parte de la plataforma vecinal. Ésta estaba compuesta por casi 70 “madrinas” que acompañaban a las vecinas a la hora de coordinar las recogidas de alimentación en nuestro local. 

Con el fin del confinamiento y la derivación de las familias a los comercios, llegó el momento de poner cara a esa relación que se había construido por teléfono. Con el tiempo madrinas y amadrinados tejieron de forma natural una red social que, a día de hoy, es la gran potencia de La CuBa. Es momento ahora de seguir construyendo, entre todas, una red de cuidados que identifique las necesidades más urgentes y pueda darles respuesta basándose en el apoyo mutuo. Al fin y al cabo, los barrios y las comunidades están para eso.

Contacto

Fotografías de Luis Camacho/ Ilustraciones de Yeyei Gómez

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram